domingo, 19 de mayo de 2013

Colaboración de Isabel Iglesias en el post de Ana Carmen Moruga para #nqspls



¿ Y A MI QUIEN ME MOTIVA?

Sólo he estado desempleada una vez y fue muy al inicio de la crisis económica. De aquello época recuerdo con verdadero horror los comentarios bienintencionados de muchas personas que me decían que ya encontraría trabajo, que era cuestión de tiempo, que si con el perfil que tenía era “chupado”......... Lo cierto es que la mayor parte de esas personas tenían sus trabajos y seguían con sus vidas con toda tranquilidad mientras que yo me pasaba los días rumiendo mis propios pensamientos una y otra vez.
De aquella experiencia aprendí que, por mucho apoyo y ayuda que recibas de los demás, lo cual es de agradecer, la verdadera motivación para seguir adelante y luchar por tus propios objetivos viene de dentro de uno mismo. Ninguna persona sabrá motivarte, y a la vez desmotivarte, como lo haces tu.

Es por ello que considero vital que la persona que esté desempleada ó en búsqueda activa de empleo tenga en cuenta una serie de medidas motivacionales, que yo llamo decálogo del desempleado motivado:

-          Márcate un objetivo profesional realista, ajustado a tu perfil y experiencia. Resulta muy poco motivador enviar CV a ofertas de empleo para las que no cumplimos el perfil. Eso es algo bastante habitual hoy en día, dada la facilidad que supone enviar un CV a través de un email, o inscribirse a una oferta de empleo. Sin embargo, suele tener un efecto desmotivador debastador el verse descartado en numerosas ofertas. La idea de “voy a inscribirme a ver qué pasa” es una mala decisión a efectos de motivación.

-          Estar desempleado no es estar parado; es más, la persona que está en búsqueda activa deber tomarselo como un verdadero trabajo y dedicar por lo menos 8 horas diarias a la búsqueda de empleo.

-          El trabajo no te va a buscar a ti, por muy buen profesional que seas, tengas un CV brillante y una red de contactos impresionante. Tienes tú que salir a encontrar el trabajo. La proactividad en esta situación es clave.

-          Detecta cuáles son tus habilidades o puntos fuertes que te hacen diferente del resto de los candidatos.Y si no las tienes, trabaja para creartelas. De ahí la importancia de conocerse a fondo para poder destacar aquellas competencias que nos puedan hacer atractivos a una empresa. También es importante conocer nuestras áreas de mejoras, que no debilidades, para trabajarlas y desarrollarlas.

-          Búscate una actividad que te resulte gratificante y que te permita poder desconectar de la situación de desempleo. El estar constantemente pensado en la situación de desempleo no va a hacer que encuentres ante trabajo sino que, por el contrario, puede añadirnos ansiedad innecesaria.

-          Concedete el derecho a estar desmotivado. Es dificil mantener el nivel de motivación alto todos los días y las 24 horas del día. Es algo habitual que vengan momentos de “bajón”. Aprovecha esos momentos para dedicarlos a aquellas cosas que te llenan y motivan.

-          Utiliza un lenguaje positivo a la hora de hablar de tu situación laboral. Lo que pensamos influye en lo que sentimos y en lo que hacemos, en nuestras conductas. Es un círculo que se retroalimenta. Si eres capaz de usar un lenguaje más positivo, posiblemente tus emociones también cambiarán y te sentirás mejor. El estar regodeándose en el dolor y en la rabia no aporta nada. 

-          Aprovecha para reciclarte profesionalemente y formarte. Si hay algo que los entrevistadores no ven con buenos ojos es un CV con un tiempo de desempleo largo donde la persona se haya limitado a buscar trabajo sin más. El tiempo de desempleo es un momento ideal para poder formarse. Además, sólo el hecho de estar haciendo algo que nos gusta es suficiente para que el nivel de motivación sea alto.

-          Apoyate en personas que sean positivas y huye de aquellas otras que sean pesimistas. Es algo que no nos damos cuenta pero la desmotivación y la situación de desánimo se propaga mucho más rápidamente que la felicidad y la alegría.

-          La última, con permiso de mi querido Víctor Candel (@jencapa) al que le copio la idea, la dejo para que la aportéis vosotros. ¿Qué os funciona para motivaros en estas situaciones?


undefined