martes, 29 de octubre de 2013

51 años, más de un año en el paro y al fin… con trabajo. por Manel Pablo

Hace un tiempo me puse en contacto contigo, Ana Carmen, para compartir mis vivencias como desempleado mis temores y mis esperanzas. Hoy, gracias al trabajo diario de búsqueda de empleo pero sobretodo, y digo SOBRETODO, a la gestión de contactos, finalmente trabajo como técnico de mantenimiento en una subcontrata para una importante empresa de alimentación.

Escribo sencillamente para dar un poco de ánimo y para confirmaros que nada está perdido hasta que tú lo das por perdido. Las segundas y terceras oportunidades aunque ocultas, realmente existen.

Quiero compartir con vosotros pequeñas fórmulas que seguramente conoceréis pero que creo que bien aplicadas pueden funcionar. No es fácil, nada es fácil, pero cuando estamos desempleados no tenemos nada que perder.

No existen pociones mágicas ni cremas maravillosas del estilo “Crema Ponds…trabajo en 5 días”. Solo la constancia y el conocimiento de las herramientas de inserción son la clave de un nuevo empleo.

¿Qué funciona y qué no funciona? Todo y nada. Lo que me ha servido a mí tal vez no te sirva a ti, pero a modo indicativo te haré un esbozo del qué hacer cuando una oferta de trabajo REALMENTE te interesa.

Primero: Adapta tu currículum al trabajo ofertado (que no es mentir, sino orientar tus competencias profesionales o formativas para que sean más apetecibles).

Segundo: Inscríbete y actualiza tu CV en ese portal.

Tercero: Normalmente la misma oferta la podrás encontrar en otros portales de empleo. Inscríbete en todos donde la oferta sea coincidente.

Cuarto: Investiga, si puedes, sobre la empresa ofertante; siempre puedes llamarles, o enviarles una carta y CV. 

Quinto: IMPORTANTÏSIMO, practica el networking. Busca si conoces a alguien que pueda tener una relación (directa o indirecta con esta empresa), alguien que pueda hablar de ti y exponle el tema sin complejos, piensa que en el peor de los casos solo tendrás un no por respuesta. Examina en linkedin o en tu agenda de teléfonos que es lo mismo. Tener un contacto es medio trabajo.
Sexto: Si llegas a la primera entrevista… “PREMIO” 

Para la entrevista practica con tu almohada, explícale tus capacidades, competencias y sobre todo tus experiencias. Dile por qué quieres trabajar en su empresa, cuéntale las anécdotas sobre tus problemas laborales cotidianos y como los resolvías… En definitiva, hazle saber a tu compañera de sueños lo bueno que eres. 

El siguiente paso es hacerlo con tu pareja o con tu amigo y amiga y si sobreviven a esta experiencia… Ya puedes ir tranquilo a la entrevista.

En el caso que te encuentres con tests psicotécnicos, es imperativa la práctica previa. Prueba en ( http://www.hacertest.com/psicotecnicos/examenes/).

No es lo mismo ver un dominó, unos dados o una serie numérica y que te suenen a chino mandarín que tener las "turmas" peladas de repetir baterías de tests.

Ah por cierto, lleva un dossier que entre por los ojos, algo físico para que el entrevistador pueda recordarte después de que te vayas.

Si el entrevistador procede del campo de RRHH lo más probable es que te haga recordar tu CV, si te encuentras con personal técnico, las preguntas estarán más dirigidas a las competencias que ellos precisan. 

¡Suerte¡

Manel Pablo i Blanch.

 

http://www.flickr.com/photos/luxetclaritas/