domingo, 28 de abril de 2013

Colaboración de Juan Carlos Barceló en el post de Julio Amigo para #NQSPLS

NUESTRO COLABORADOR
Éste es Juan Carlos Barceló, el colaborador de mi post y la "casualidad" (yo diría causalidad) es que ambos somos lcdos. en Geografía e Historia (como dirían los "Les Luthiers", ¡caramba, qué coincidencia!).
Breve semblante de Juan Carlos:

Máster en Dirección de RRHH por UCM y gestor de Formación por la CAM. Profesor experto en Habilidades Directivas, RRHH, Reclutamiento 2.0 y RRSS..............

Su Twitter: @juancbarcelo
Su blog:  http://www.redeshumanas20.com


Este es el texto que Juan Carlos Barceló nos comparte:
Cuando trabajas, o has trabajado en RRHH, una de las preguntas que siempre te hacen las personas que están en búsqueda activa de empleo es: “¿Cómo debo comportarme en una entrevista de trabajo?”

La respuesta no es fácil y tampoco puede ser uniforme porque cada persona es un mundo, tanto el entrevistado como el entrevistador. Pero sí es cierto que hay una serie de recomendaciones que se pueden aplicar a todas las entrevistas que nos hagan.

Lo primero que yo recomiendo a las persona que se van a enfrentar a una entrevista, bien sea la primera de su vida, o cualquier otra, es que sea él mismo. Esto dicho así, puede sonar un tanto filosófico, pero no lo es; es mucho más fácil. Lo que quiero decir es que no intentes ser alguien que no eres ni en lo personal ni en lo profesional por conseguir un puesto de trabajo. Siempre que intentes ser alguien distinto en cualquiera de las dos facetas si el entrevistador es bueno lo va a descubrir, y si el entrevistador es malo, puede que pases la entrevista, pero no durarás mucho tiempo en ese puesto de trabajo.

La segunda recomendación que me gusta dar está relacionada con la actitud (positiva se entiende). La actitud positiva en cualquier aspecto de nuestra vida nos da ya de por sí un tanto por ciento importante de posibilidades de éxito. Y sé que es muy fastidioso estar haciendo muchas entrevistas y que a lo mejor no te llamen de ninguna después; pero para cada entrevistador es una entrevista nueva y él no tiene porque notar que llevamos 20 entrevistas. Debemos afrontar cada entrevista como un nuevo reto, una nueva posibilidad, una nueva luz al final del túnel.

La tercera recomendación que me gustaría dar es no tener miedo. Hay candidatos que van a las entrevistas como ovejas al matadero, y no, ni es bueno, ni es recomendable. El entrevistador es una persona como tú. Ni mayor ni menor, ni mejor ni peor. ¿qué quiero decir con esto? Quiero decir que te hagas valer, si consigues ese trabajo no es ningún favor que te van a hacer, es porque te lo has ganado por tus cualidades personales y profesionales, por lo tanto no te comportes como si te estuvieran regalando nada. Hazte valer.

Al margen de estas ideas que os he transmitido, hay una serie de preguntas que casi seguro os van a hacer y para las que debéis estar preparados; algunas de estas son:
¿Qué sabe usted de nuestra empresa? Hay que investigar la empresa antes de ir a la entrevista.
¿Por qué quiere trabajar con nosotros? No hables ni de dinero ni de lo buena que es la empresa, habla de lo que puedes aportar si te contratan.

¿Por qué dejó su antiguo empleo?  No es conveniente criticar a la empresa anterior, pensarán que vas a hacer lo mismo con ellos. Di mejor que no te encontrabas a gusto y buscas nuevos retos.
¿Por qué debemos contratarlo(a)? Este sí es el momento que debes aprovechar para destacar tus competencias personales, aquellas competencias que van a suponer un valor añadido a tu CV, aquellas que definen tu “marca personal”, lo que te diferencia del resto de candidatos y que hará que te conviertas en una ventaja competitiva para esa empresa.

¿Dónde se ve de aquí a 5 años? No digas que te ves de director, se prudente y ponte metas realistas.
Y al margen de estas u otras preguntas que nos puedan hacer, insisto, por encima de todo sé tú mismo, no te engañes ni engañes, no mientas, no vayas de sobrado, pero tampoco vayas como pidiendo un favor.

Y para los entrevistadores y reclutadores, una cosa muy clara, las personas que van a las entrevistas, las personas que buscan empleo, los candidatos, no son mercancía, no son números, no son estadísticas, no son uno más. Son todos y cada uno de ellos personas, y como tal hay que tratarlos, son personas que quieren trabajar y sobre todo no quieren ser portada de los lunes al sol.

Este vídeo nos lo comparte el propio Juan Carlos, de la película "En busca de la felicidad":